Logo HSA

Tfno

Tfno Urgencias y Citas

Redes sociales

Servicios médicos

Laboratorio

 

Tarjeta asistencial

Portal del empleado

 

Un tema que a todos preocupa, y que antes o después toca pasar: realizar una intervención quirúrgica. Los días y horas previas a la intervención crecen los nervios y la incertidumbre. Todo supone una duda y se sabe cómo actuar para no afectar a la cirugía.

Para tener claro, muy claro, qué hacer y cómo actuar para prepararse ante una operación quirúrgica, Rocío Martín, Supervisora de Enfermería de Hospital San Agustín explica las principales claves. 

¿Cuántas horas de ayuno debo tener ante una intervención?

El ayuno no siempre es igual, puede variar dependiendo de si la cirugía requiere una preparación especial.

Lo normal y de forma general es que se hagan de 6 a 8 horas de ayuno, incluso de agua. Por esta razón se aconseja que si la intervención es por la mañana, realice una cena ligera y no tome nada a partir de media noche.

En el caso de que su intervención sea a partir de las 4 de la tarde podrá desayunar algo ligero, siempre antes de las 9 de la mañana.

En caso de personas que tomen su medicación para la tensión, la diabetes… ¿Pueden seguir tomándola de forma habitual?

Salvo que el médico se lo indique, o por una contraindicación específica, debe seguir tomando su medicación habitual hasta el momento del ingreso. Mantener la medicación es especialmente importante en el caso de los antidepresivos.

Una vez que ingrese debe comunicar al personal sanitario si está tomando anticoagulantes y derivados, el famoso Sintrom, AAS… Ya que deben ser sustituidos por otra medicación para evitar complicaciones.

No olvide llevar su medicación domiciliaria al centro hospitalario cuando ingrese, ya que debe mantener sus dosis y el centro puede no tenerla.

 Otra duda muy recurrente es si se debe o no debe asearse antes de la intervención ¿Qué hay que hacer?

La higiene es fundamental en todo proceso sobre la salud, ya que es la primera barrera para evitar infecciones. Ante una intervención quirúrgica, la higiene y el aseo personal es  más importante aún. Por ello, no sólo se recomienda, se indica que debe realizarse el aseo cotidiano.

No podrá llevar maquillaje, ni pintura de labios, ni de uñas. Del mismo modo que no podrá portar joyas ni prótesis dentarias extraíbles cuando se dirija al quirófano.

Aseado ya tenemos claro que es necesario, pero rasurado… ¿es necesario también?

Este tema resulta controvertido entre los pacientes y genera inseguridad por las posibles infecciones. Pero no es así. Según las últimas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, no hay diferencias entre las posibles infecciones postquirúrgicas de aquellos que están rasurados de los que no.

A pesar de todo lo anterior, se le recomienda que si el cirujano le indica que se rasure una zona, preferiblemente lo haga con maquinillas para cortar el pelo o crema depilatoria. Ya que la rasuradora suele irritar la zona.

Una vez en el hospital , ¿el momento de mayor nerviosismo es la espera para ir al quirófano?

La pregunta más común es ¿cuándo voy a bajar a quirófano? Los enfermeros entendemos y comprendemos la inquietud del paciente pero no tenemos una respuesta específica para esta pregunta.

Normalmente se cita a todos los pacientes a una hora determinada para realizar el ingreso. En el hospital tenemos que tener tiempo suficiente para comprobar la documentación de cada pacientes, revisar las pruebas previas… Pero el paciente entiende que la hora del ingreso es la hora de la intervención, de ahí el nerviosismo por lo que entienden un retraso.

El equipo de cirugía, junto al de anestesia, solicitan el traslado a quirófano de los pacientes, en función del parte programado.

¿Hay un tiempo estándar para estar en quirófano?

El tiempo de quirófano depende de cada cirugía. Dentro de la técnica que se utilice en la intervención, también influyen las patologías del paciente, y las posibles complicaciones que se puedan producir.

Al tiempo de la cirugía hay que sumar el de la Unidad de Recuperación, el famoso “despertar”. En esta unidad el paciente espera hasta volver a una estabilidad de todas sus constantes tras el proceso quirúrgico y de anestesia.

Tanto a los pacientes como a los familiares les recordamos que en cirugía se sabe cuando se inicia la intervención pero no cuando termina.

La anestesia es otro factor de miedo importante ¿Qué efectos puede tener la anestesia sobre nuestra salud?

Lo primero que tenemos que tener claro es que no hay anestesias buenas y malas. Los efectos negativos dependen del propio paciente, de sus características, patologías…

Las dos anestesias más comunes son la “general” o sedación más raquídea. En los dos casos debe pasar siempre por una Unidad de Recuperación (URPA, Despertar…).  

En el caso de la Anestesia general lo normal es que produzca nauseas, algo de somnolencia, frío, incluso puede llegar a vomitar. Además de alguna medicación concreta, sólo se requiere tiempo e hidratación. El personal de enfermería controlará las constantes y administrará la medicación analgésica y antihmética necesaria.

Por su parte, la anestesia raquídea además de la sedación puede dar algo más de náuseas y somnolencia. En este proceso lo primordial es recuperar la sensibilidad y movilidad de los miembros inferiores. La complicación más frecuente es el globo vesical, que requiere de sondaje uretral, y las cefaleas para lo que se recomienda reposo hasta tener la certeza de haber eliminado la anestesia con la micción.

Otra cuestión controvertida el estudio preanestésico ¿en qué consiste?

El estudio preanestésico es necesario para todas las intervenciones quirúrgicas, ya sea con anestesia general, raquídea o sedación.

El estudio se compone de analítica, electro, espirometría y una radiografía de tórax. Y lo más importante es la visita al anestesista, quien valorará esas pruebas y realizará una revisión del paciente. En caso de que todo sea correcto dará su consentimiento para la cirugía, clasificando al paciente un una categoría, dependiendo del grado de complicación de cada persona.

Este estudio es obligatorio presentarlo el día de la cirugía y acompañará al paciente en cada momento. Tiene una vigencia de 3 meses y el paciente deberá conservar siempre una copia firmada por el anestesista.

Lo principal ante cualquier intervención es mantener la calma y confiar en los profesionales sanitarios, que nos asistirán en todo lo que necesitemos para mejorar nuestra salud.

 

Noticias (RAXO)

María Galera Ruiz, Nueva Directora Gerente de Hospital San Agustín (HSA)

Abr 30, 2018
Después de desarrollar la mayor parte de su carrera profesional en el sector financiero…
Foto: Mónica Padilla

HSA acoge el rodaje de Tu Hijo, protagonizado por José Coronado

Mar 01, 2018
HSA ha sido el escenario elegido para el rodaje de la última película con José Coronado…

Entrega de premios del I Concurso de Dibujo Hospital San Agustín: “Dibuja tu hospital ideal”

Feb 23, 2018
En la tarde del jueves 22 de febrero de 2018 se realiza la entrega de premios del I…

El diestro Antonio Nazaré realiza su reconocimiento médico en Hospital San Agustín

Ene 31, 2018
El torero nazareno se realiza los exámenes y revisiones médicas en HSA para afrontar su…

De interés

 

compañías de seguros

Comité de Ética