Logo HSA

Tfno

Tfno Urgencias y Citas

Redes sociales

El torero nazareno se realiza los exámenes y revisiones médicas en HSA para afrontar su temporada. Pruebas generales y específicas para deportistas de alto rendimiento son fundamentales para la preparación del torero antes de iniciar los festejos.

 Antonio Nazaré ha elegido Hospital San Agustín en Dos Hermanas para realizar las pruebas médicas de reconocimiento y prevención de cara al inicio de la temporada taurina. La Unidad de Medicina General y de Medicina Deportiva de HSA han recibido hoy al diestro nazareno para realizar todo tipo de pruebas y evaluaciones médicas.

El equipo médico de HSA ha diseñado un chequeo médico para cubrir las necesidades de vigilancia de la salud del joven torero, tanto desde el punto de vista asistencial como preventivo. De esta forma, los especialistas han desarrollado análisis cardiológicos y psicomotrices, así como de salud general adaptados a las necesidades de ejercicio del torero.

Tras los exámenes y pruebas, los especialistas han comprobado el espléndido estado de salud de Nazaré, que afronta con decisión e ilusión esta nueva temporada y con un magnífico estado de salud. Además, HSA seguirá la evolución de la salud del diestro, en las siguientes visitas al centro.

Los exámenes médicos y revisiones especializadas son fundamentales en el entrenamiento de los profesionales del toreo. La exigencia de la actividad física que desarrollan hace necesaria la constante supervisión y evaluación por parte de especialistas en medicina deportiva. La Unidad de Medicina Deportiva HSA cuenta con un equipo especializado en este tipo de reconocimiento, que adaptan cada una de las evaluaciones al tipo de actividad de cada deportista.

HSA abre su nueva Consulta de Enfermería en el Centro de Consultas Externas HSA.

Una nueva y renovada consulta en la que los profesionales enfermeros de HSA desarrollan técnicas y servicios asistenciales para el cuidado de la salud de nuestros pacientes.

El servicio está disponible de 9h a 21h. Para facilitarle su asistencia pida cita en el 954 97 33 00.

Las principales áreas asistenciales de este servicio son:

  • Curas
  • Inyectables
  • Vacunación
  • Consulta de Enfermería
  • Consulta prequirúrgica de Enfermería
    • Asesoría previa a la cirugía y pruebas preanestésicas

 

Un tema que a todos preocupa, y que antes o después toca pasar: realizar una intervención quirúrgica. Los días y horas previas a la intervención crecen los nervios y la incertidumbre. Todo supone una duda y se sabe cómo actuar para no afectar a la cirugía.

Para tener claro, muy claro, qué hacer y cómo actuar para prepararse ante una operación quirúrgica, Rocío Martín, Supervisora de Enfermería de Hospital San Agustín explica las principales claves. 

¿Cuántas horas de ayuno debo tener ante una intervención?

El ayuno no siempre es igual, puede variar dependiendo de si la cirugía requiere una preparación especial.

Lo normal y de forma general es que se hagan de 6 a 8 horas de ayuno, incluso de agua. Por esta razón se aconseja que si la intervención es por la mañana, realice una cena ligera y no tome nada a partir de media noche.

En el caso de que su intervención sea a partir de las 4 de la tarde podrá desayunar algo ligero, siempre antes de las 9 de la mañana.

En caso de personas que tomen su medicación para la tensión, la diabetes… ¿Pueden seguir tomándola de forma habitual?

Salvo que el médico se lo indique, o por una contraindicación específica, debe seguir tomando su medicación habitual hasta el momento del ingreso. Mantener la medicación es especialmente importante en el caso de los antidepresivos.

Una vez que ingrese debe comunicar al personal sanitario si está tomando anticoagulantes y derivados, el famoso Sintrom, AAS… Ya que deben ser sustituidos por otra medicación para evitar complicaciones.

No olvide llevar su medicación domiciliaria al centro hospitalario cuando ingrese, ya que debe mantener sus dosis y el centro puede no tenerla.

 Otra duda muy recurrente es si se debe o no debe asearse antes de la intervención ¿Qué hay que hacer?

La higiene es fundamental en todo proceso sobre la salud, ya que es la primera barrera para evitar infecciones. Ante una intervención quirúrgica, la higiene y el aseo personal es  más importante aún. Por ello, no sólo se recomienda, se indica que debe realizarse el aseo cotidiano.

No podrá llevar maquillaje, ni pintura de labios, ni de uñas. Del mismo modo que no podrá portar joyas ni prótesis dentarias extraíbles cuando se dirija al quirófano.

Aseado ya tenemos claro que es necesario, pero rasurado… ¿es necesario también?

Este tema resulta controvertido entre los pacientes y genera inseguridad por las posibles infecciones. Pero no es así. Según las últimas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, no hay diferencias entre las posibles infecciones postquirúrgicas de aquellos que están rasurados de los que no.

A pesar de todo lo anterior, se le recomienda que si el cirujano le indica que se rasure una zona, preferiblemente lo haga con maquinillas para cortar el pelo o crema depilatoria. Ya que la rasuradora suele irritar la zona.

Una vez en el hospital , ¿el momento de mayor nerviosismo es la espera para ir al quirófano?

La pregunta más común es ¿cuándo voy a bajar a quirófano? Los enfermeros entendemos y comprendemos la inquietud del paciente pero no tenemos una respuesta específica para esta pregunta.

Normalmente se cita a todos los pacientes a una hora determinada para realizar el ingreso. En el hospital tenemos que tener tiempo suficiente para comprobar la documentación de cada pacientes, revisar las pruebas previas… Pero el paciente entiende que la hora del ingreso es la hora de la intervención, de ahí el nerviosismo por lo que entienden un retraso.

El equipo de cirugía, junto al de anestesia, solicitan el traslado a quirófano de los pacientes, en función del parte programado.

¿Hay un tiempo estándar para estar en quirófano?

El tiempo de quirófano depende de cada cirugía. Dentro de la técnica que se utilice en la intervención, también influyen las patologías del paciente, y las posibles complicaciones que se puedan producir.

Al tiempo de la cirugía hay que sumar el de la Unidad de Recuperación, el famoso “despertar”. En esta unidad el paciente espera hasta volver a una estabilidad de todas sus constantes tras el proceso quirúrgico y de anestesia.

Tanto a los pacientes como a los familiares les recordamos que en cirugía se sabe cuando se inicia la intervención pero no cuando termina.

La anestesia es otro factor de miedo importante ¿Qué efectos puede tener la anestesia sobre nuestra salud?

Lo primero que tenemos que tener claro es que no hay anestesias buenas y malas. Los efectos negativos dependen del propio paciente, de sus características, patologías…

Las dos anestesias más comunes son la “general” o sedación más raquídea. En los dos casos debe pasar siempre por una Unidad de Recuperación (URPA, Despertar…).  

En el caso de la Anestesia general lo normal es que produzca nauseas, algo de somnolencia, frío, incluso puede llegar a vomitar. Además de alguna medicación concreta, sólo se requiere tiempo e hidratación. El personal de enfermería controlará las constantes y administrará la medicación analgésica y antihmética necesaria.

Por su parte, la anestesia raquídea además de la sedación puede dar algo más de náuseas y somnolencia. En este proceso lo primordial es recuperar la sensibilidad y movilidad de los miembros inferiores. La complicación más frecuente es el globo vesical, que requiere de sondaje uretral, y las cefaleas para lo que se recomienda reposo hasta tener la certeza de haber eliminado la anestesia con la micción.

Otra cuestión controvertida el estudio preanestésico ¿en qué consiste?

El estudio preanestésico es necesario para todas las intervenciones quirúrgicas, ya sea con anestesia general, raquídea o sedación.

El estudio se compone de analítica, electro, espirometría y una radiografía de tórax. Y lo más importante es la visita al anestesista, quien valorará esas pruebas y realizará una revisión del paciente. En caso de que todo sea correcto dará su consentimiento para la cirugía, clasificando al paciente un una categoría, dependiendo del grado de complicación de cada persona.

Este estudio es obligatorio presentarlo el día de la cirugía y acompañará al paciente en cada momento. Tiene una vigencia de 3 meses y el paciente deberá conservar siempre una copia firmada por el anestesista.

Lo principal ante cualquier intervención es mantener la calma y confiar en los profesionales sanitarios, que nos asistirán en todo lo que necesitemos para mejorar nuestra salud.

 

 

Hospital San Agustín acoge por un día a un grupo de alumnos de Educación Infantil del centro escolar Profesor Tierno Galván de Utrera. Una actividad para acercar la práctica médica a los más pequeños, con un recorrido por todas las áreas sanitarias en las que poder aprender de los profesionales.

 HSA apuesta por los más jóvenes de la comarca y abre sus puertas a un grupo de escolares de 3 años del CEIP Profesor Tierno Galván de Utrera. A través de distintas actividades y dinámicas en el centro los pequeños han tenido contacto con la realidad hospitalaria y el trabajo sanitario.

Tras una recepción y equipados con vestimenta sanitaria los alumnos han recorrido la planta de Hospitalización, el Laboratorio de Análisis Clínicos, el Servicio de Diagnóstico por Imagen e incluso uno de los quirófanos del centro.

Los alumnos han mostrado mucho interés por conocer la forma y el funcionamiento del centro hospitalario. El contacto con profesionales del centro ha sido muy enriquecedor por las preguntas e inquietudes que los pequeños han planteado en las distintas actividades.

Esta actividad se enmarca en el compromiso de HSA con la promoción de la salud y el cuidado de la sociedad. El apoyo de la educación en valores de vida saludable es un principio de la organización, que fomenta poder compartir con los escolares los logros del cuidado de la salud y la responsabilidad sobre el entorno.

Desde la Unidad de Nutrición y Dietética de Hospital San Agustín proponen las claves fundamentales para cuidar la alimentación en las fechas navideñas.

¿Es la navidad un tiempo perdido para cuidarse?

Si una persona realmente quiere cuidarse no es un tiempo perdido. Las fiesta son solo días contados, cenas o almuerzos en concreto en los que uno se suele pasar, pero el resto del tiempo se puede seguir comiendo saludablemente y no darlo todo por perdido.

Se trata de disfrutar mientras comemos, no abandonar los hábitos saludables simplemente porque sea Navidad. Hay muchos días en este mes de fiestas y no todos ellos tenemos por qué pasarnos.

Una idea para organizarse es marcar ciertos días en nuestro calendario en los que sabemos que no vamos a tener tanto control sobre lo que comemos y en los que no nos vamos a sentir mal por ello. Veremos como al final quedan muchísimos días y comidas en los que sí cuidarnos y ser más conscientes a la hora de comer.

¿Qué no debe faltar en la lista de la compra de navidad?

En al lista de la compra debe haber mucha variedad de verduras y frutas de temporada. En el caso de diciembre encontramos verduras como alcachofas, acelgas, brócoli, calabaza, todo tipo de lechugas, puerro, remolacha, etc. En lo referente a las frutas típicas de diciembre destacamos chirimoya, granada, mandarina, piña, plátano, pomelo y uvas.

No sería lo que no debe faltar sino lo que tendría que sobra. Toda aquella comida empaquetada y ultraprocesada con una lista interminable de ingredientes. Cuanto más color y menos plásticos tenga nuestro carro de la compra mejor.

Lo mejor es llevar la lista hecha desde casa y así nos aseguramos que prepararemos un menú ligero. De lo contrario, acabaremos comprando de los stands llenos de productos no saludables que ofrecen los supermercados en estas fechas.

¿Qué formas de cocinado son la más adecuadas?

Las mejores técnicas culinarias para evitar comidas muy grasientas son a la plancha, al horno o al vapor. En esta época también se suelen consumir muchos tipos de cremas de verduras o sopas que pueden acompañarse de crujientes de setas o jamón, por ejemplo. Son formas que igualmente pueden ser sabrosas y sin excesos de grasa.

 ¿Hay aperitivos saludables?

Si queremos picar algo entre horas y a la vez evitar los productos demasiado azucarados, calóricos y grasientos tenemos otras opciones saludables como los frutos secos al natural (nada de garrapiñados, salados o picantes). Otras alternativas serían los altramuces o las aceitunas pero siempre controlando las cantidades. También podemos consumir tiras de zanahoria cruda o de cualquier verdura que nos guste, además de queso fresco , hummus, guacamole o macedonias de frutas. Éstos solo son algunos ejemplos.

 ¿Cómo puedo actuar en la cena de navidad?

Un truco sería retirarnos todo en un mismo plato. Es decir, evitar comer del centro. Así controlamos mejor las cantidades a consumir. También es recomendable no comer hasta llenarse sino dejar hueco para el postre y consumir alguna fruta. Lo ideal sería consumir un primer plato de verduras que nos saciarán y evitaremos comer en exceso del resto de comidas. Cabe destacar que las sobremesas están para disfrutar y charlar no para seguir comiendo ya que no nos daremos cuenta de la cantidad de mantecados y bombones que comeremos.

Para una persona que no come ni carne ni pescado, que es lo que más predomina en navidad, ¿qué opciones hay?

Hay muchas opciones saludables y ricas que tengan como base las verduras. Si somos curiosos y nos gusta innovar no hay más que echar una ojeada por internet donde hay muchas recetas vegetarianas y no vegetarianas pero que las podemos adaptar.

Por ejemplo, a parte de lo tradicional, se pueden hacer patés de setas, de berenjenas, verduras en tempura con alguna salsa, cremas de legumbres, sopas de verduras, lasaña vegetal, minipizzas de calabacín, granizados de frutas… Hay muchas opciones, solo hay que echarle imaginación tanto para los vegetarianos como para cualquiera que quiera salir de los típicos platos.

¿Hay otras opciones para endulzar preparaciones que no sea el azúcar?

Tenemos que desacostumbrar poco a poco a nuestro paladar de la gran cantidad de azúcar añadido que llevan los productos procesados, una buena opción es realizar las preparaciones de forma casera.

Para los más golosos, a parte del azúcar y los edulcorantes, los cuales deberíamos usar poco, se puede endulzar con dátiles, plátano, cacao puro, avena, canela, vainilla, etc. Hay que tener en cuenta que estas preparaciones van a ser igualmente calóricas pero al menos llevarán los ingredientes necesarios, que conocemos, y sin ningún procesamiento.

¿Cuál es la mejor bebida para acompañar las comidas?

En cuanto a la bebida, la mejor opción siempre es el agua. Para los que son un poco reacios a tomar agua sola otra opción sería tomar agua con gas. Al agua podemos añadirle también hielo y unas rodajas de limón, así como hierbabuena, menta, algunas frutas...todo lo que se nos ocurra. La cuestión es ir probando, pero opciones hay muchas, tantas como para que no nos aburramos.

Como conclusión, debemos recordar que hacer una dieta no se basa en comer lechuga y pechuga todos los días. Hay gran variedad de productos saludables como para no aburrirnos y disfrutar comiendo, que es de lo que se trata.

No caigamos en el error de realizar dietas estrictas y supuestamente milagrosas tras la navidad, ya que lo realmente factible es llevar a cabo hábitos de vida saludables que perduren en el tiempo y con los que sentirnos felices.

Página 1 de 11